El ayuntamiento celebró el pleno de septiembre

La glorieta está en la avenida de Meco, ante la comisaría.
La rotonda está actualmente en obras, ya que se le va a instalar una gran ancla.

La glorieta de comisaría se llamará ‘Armada Española’

Como ocurre cada tercer martes del mes, el ayuntamiento celebró el pleno municipal ordinario el martes día 20 de septiembre. Se reunieron los 27 concejales (8 del PP, 7 del PSOE, 6 de Somos Alcalá, 4 de Ciudadanos y 1 de España 2000) para debatir los 28 puntos del orden del día. En el primero aprobaron bautizar como ‘Glorieta Armada Española’ a la rotonda situada frente a la comisaría de policía.

En los nueve primeros puntos del pleno no hubo intervenciones de los concejales. En el punto 1 aprobaron por unanimidad dar el nombre de ‘Glorieta de la Armada Española’ a la rotonda existente en la avenida de Meco y ante la comisaría de policía. Esa glorieta está ahora en obras, ya que va a ser adornada con un gran ancla.
En el punto 2 se aprobó unánimemente la compatibilidad solicitada por el concejal Gregorio David Valle Rodríguez (Ciudadanos) con su plaza de profesor asociado de la universidad de Alcalá.
El punto 3 aprobó por unanimidad la modificación de representantes de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) en el Consejo Local de Seguridad.
Los tres siguientes puntos no se votaron, ya que sólo fueron para informar de diversos cambios municipales. Así el punto 4 dio cuenta de que el grupo de concejales de Somos Alcalá tiene nuevo portavoz: Jesús Abad Pinto, que releva a Olga García Sánchez. Como portavoz suplente queda Brianda Yáñez Arrondo.
El punto 5 dio cuenta de la elevación a definitiva de la ordenanza reguladora de la creación de ficheros automatizados del censo de colectivos.
El punto 6 hizo lo mismo con la ordenanza de creación de ficheros automatizados de reconocimientos médicos de usuarios de instalaciones deportivas.
En el punto 7 se volvió a votar y se mantuvo la unanimidad, aprobándose la modificación del reglamento de recompensas de la Policía Local de Alcalá.
El punto 8 no se votó, pues sólo dio cuenta del informe de la modificación de la Ley 3/2004 de 29 de diciembre contra la morosidad en las operaciones comerciales.
En el punto 9 se aprobó por unanimidad rectificar el dictamen relativo a la modificación de los representantes de Somos Alcalá en el Consejo Municipal de Salud.
El punto 10 fue la aprobación unánime de la incorporación al Consejo Local de Coordinación Social de la Asociación de Enfermos y Familiares de Esclerosis Múltiple (AEFEM) del Corredor del Henares.
En el punto 11 todos los concejales volvieron a votar al unísono, esta vez para aprobar el cambio de vocal de la Escuela Municipal de Adultos en el Consejo Municipal de la Mujer.

Insomnio en La Garena

La Garena sufre botellón nocturno.
Bloques de la calle Arturo Soria, 4.

Por el botellón tras la calle Arturo Soria

Los residentes de la calle Arturo Soria, 4 tienen verdaderas dificultades para dormir. No por problemas de salud, sino por los botelloneros que se instalan detrás de su edificio de viviendas cada madrugada. Sus gritos, su música y sus otros ruidos son ya una costumbre nocturna del lugar.

La calle Arturo Soria -de doble sentido- sale de la estación de tren de La Garena y discurre en paralelo a la vía férrea.

En su otra margen, la calle Arturo Soria tiene bloques de viviendas y, tras ellas, un ancho paseo peatonal paralelo. Ahí vienen botelloneros cada noche.

 

El botellón ocurre junto a las viviendas.
Zona de botellón, detrás de los edificios.

Estos individuos se instalan junto a un área de juegos infantiles tras el edificio de la calle Arturo Soria, 4. Los habitantes de este bloque, que hace esquina con la calle José Comas Sola, soportan los ruidos nocturnos de esos incívicos, que llegan en coche con la radio puesta, se comunican a gritos y emiten otros sonidos.

En cierta ocasión una vecina llamó a la Policía Nacional, que obligó a los ruidosos a marcharse. Pero han seguido viniendo en las noches posteriores.

Otros agentes han indicado a esta vecina que es difícil medir si los decibelios superan el máximo permitido. Por eso le aconsejan esperar a que bajen las temperaturas y el frío disuada a esa gente de pasar las noches en la calle.

Durante otra estruendosa velada, un vecino ya harto abrió la ventana de su piso y gritó aun más fuerte que los chillones de abajo, exigiéndoles que dejaran dormir, a lo que ellos se negaron. Entonces el vecino amenazó con bajar y los envalentonados lo retaron a hacerlo.

Actualmente los vecinos continúan buscando una solución. Ni siquiera desean prohibir a esos individuos que hagan sus fiestas callejeras. Sólo piden que se trasladen a sitios en los que a nadie molestarían y que además tienen cerca de allí.

El botellón no molestaría en el cercano parque de La Garena.
Parque cercano junto a la vía del tren.

Efectivamente, al otro lado de la calle Arturo Soria, entre ésta y la vía del tren, hay un gran parque alejado de cualquier vivienda.

Otra zona alternativa y próxima está al final de la misma calle Arturo Soria, que termina ante la gran plaza de La Garena. Ésta tiene en su otro extremo la fuente rectangular hoy vacía, junto al centro de exámenes de conducir.

Esa plaza acoge en junio las fiestas del Distrito III, con estrados y orquestas. Los propios botelloneros estarían mejor allí.

Los botelloneros también tienen cerca la plaza de La Garena.
Plaza de La Garena, otra alternativa.